'google34880f71cf173c79.html' MINOTAURO: ANGEL O DEMONIO.

miércoles, 20 de agosto de 2008

ANGEL O DEMONIO.


Cara con la boca abierta desmesuradamente, existente en la iglesia de Catral.

Mi mujer, al ver la caras del campanario me pregunto el motivo por el que ponen cosas tan feas y yo como soy así, le solté, que normalmente en las paredes externas de los templos cristianos suelen haber representaciones tortuosas, deformes o monstruosas, ya sea en forma de adornos de estilo rococó, labrados en las esquinas de esta torre-campanario de la iglesia de Catral o mediante gárgolas en las catedrales.
Son la representación del mal existente fuera de las paredes de la casa de Dios, - según creo entender.



Gárgola en forma de Grifo de la catedral de Ciudadela en Menorca.

Ya dentro del templo la cosa no mejora mucho, quien no recuerda con desasosiego las miradas sanguinolentas de las imágenes de Jesús o cualquier otro sant@ torturad@, que de niñ@s nos impresionaban tanto y que a mas de un@ le habrá provocado pesadillas.


Busto de cristo durante la pasión.




Querubin.


Como muestra de ello, os pongo también la foto obtenida en la iglesia de Catral de este angelito que mas parece un pequeño dimoni…con esa mirada misteriosa.

1 comentario:

Virginia Fernández dijo...

Escucha "Minotauro": Tu has dicho que esas caras feas que se muestran en las iglesias eran para
mostrar el mal que está afuera de la "casa de Dios", pues te equivocas en dos aspectos:
UNO: Hay mas mal adentro que afuera. (Fornicación y homosexualismo)
DOS: Dios no vive dentro de casas hechas por mano de hombre. (Hechos 7:48) La morada de Dios, llamado Jehová por Él mismo, está en los Cielos. (Isaías 42:8)
Sin embargo, estas equivocaciones tuyas no te las achaco a ti, sino a quienes realmente tienen
la obligación de enseñar la Palabra a sus feligreses, y que nunca lo hicieron. Es tal la culpa que llevan que ya están condenados en: Apoc. 18:4-8.
De hecho, el fin de este sistema de cosas comenzará con la destrucción de "la ramera".
Un saludo desde Chile, de quien no ha perdido su tiempo en ser parte de este mundo..(Juan 17:16)